Escasa Extruccion de plastico

Este inconveniente es  el más difícil de encontrar su causa directa ya que hay muchos factores que pueden incidir en el problema.
Cada perfil de impresión incluye la configuración que determina la cantidad de plástico que la impresora 3D debe extruir. Sin embargo, debido a que la impresora 3D no proporciona ninguna información sobre la cantidad de plástico que en realidad sale de la boquilla, es posible que haya menos plástico saliendo de la boquilla de lo que espera el software también conocido como  extrusion por debajo .

La forma más efectiva para probar si la impresora está extruyendo lo suficiente, es imprimir un simple cubo de 20 mm de altura, con al menos 3 perímetros (en Cura, “Shell thickness”. Si la boquilla es de 0.4mm, pondremos 1.2mm). Al terminar, en la parte superior del cubo, comprobaremos si los perímetros están fuertemente unidos entre ellos o no. Si hay espacios entre ellos, tenemos falta de extrusión. Si los 3 perímetros se tocan y no tienen ningún hueco, entonces es probable encontrarse con un problema diferente.
Si se determina que falta extrusión, hay varias  posibles causas:

  •  Aumentar el multiplicador de extrusión.
    Si el diámetro del filamento es correcto, pero todavía se están viendo problemas de extrusión, entonces será necesario ajustar el multiplicador de extrusión. Se trata de modificar la cantidad de plástico que se extruye (también conocida como flow). A modo de ejemplo, si el multiplicador de extrusión era de 1.0 y se cambia a 1.05, significa que la extrusión de plástico es de un 5% más. Es típico del PLA imprimir con un multiplicador de extrusión de 1 a 0,9, mientras que el ABS tiende a tener multiplicadores de extrusión más cercano a 1,0. Intentaremos entonces aumentar el multiplicador de extrusión en un 5%, y luego volver a imprimir el cubo de prueba para ver si todavía tiene huecos entre sus perímetros.
    Aunque no es lo recomendable, en Cura software podemos incrementar el flujo en el apartado “Flow” de la pastaña “Basic”. Decimos que no es recomendable, porque si la falta de extrusión se produce por un atasco y no porque el multiplicador de pasos del motor de extrusión está desajustado, provocaremos que el atasco empeore.
  •  Diámetro del filamento incorrecto.

Hay que verificar es que el software sabe el diámetro del filamento que se está utilizando. En Cura software se puede encontrar esta configuración en la pestaña de “Basic” en el apartado de “Filament” opción “Diameter”. Hay que asegurarse de que este valor coincide con el filamento utilizado. Los valores más comunes para el diámetro del filamento son 1,75 mm y de 2,85. Muchos carretes de plástico también incluyen el diámetro correcto en el envase. También es recomendable medir con calibre varios puntos del filamento para detectar posibles variaciones de diámetro a lo largo del mismo.

  • Ajustar los límites de la impresora.

La causa más simple y probablemente una de las más comunes cuando falta extrusión es simplemente que se está pidiendo a la impresora hacer más de lo que es capaz.
La medida de velocidad con que una impresora puede imprimir en el volumen de plástico por segundo es mm3/s. En condiciones ideales una Ultimaker 2 es capaz de imprimir aproximadamente 10 mm3/s. Un límite más realista es de 8 mm3/s, pero hay que señalar que en este tipo de velocidades la calidad de la impresión no será buena y en función del tamaño del objeto que se va a imprimir podría incluso no soportar tales velocidades debido al tiempo mínimo de enfriamiento de la capa.
Para averiguar qué tan rápido se está tratando de imprimir sólo se tiene que multiplicar el diámetro de la boquilla con la altura de la capa y la velocidad. Así, por ejemplo, si se va a imprimir con boquilla de 0.4mm y 0.2mm de capa a 60 mm/s puede hacer: 0,4 * 0,2 * 60 = 4,8 mm3/s. Esta es una velocidad que una impresora estándar debe ser capaz de manejar sin ningún problema.

  • Temperaturas.

     Cuanto más rápido se imprime, menos tiempo tiene el plástico para alcanzar la temperatura de impresión adecuada antes de ser forzado a salir por la boquilla. El plástico a baja      temperatura es más denso y requiere presiones más altas para empujarlo a través de la boquilla y, finalmente, si la presion es demasiado alta provocará la falta de extrusión. Por lo tanto, ¿se puede aumentar la temperatura para evitar este problema? Sí, se puede, pero dentro de lo razonable. Una temperatura muy elevada puede dilatar el plástico hasta generar un atasco difícil de solventar. Si se tiene que elevar la temperatura más de lo habitual a velocidades normales, es que hay algo más en juego. También es probable que la calidad de impresión se degrade a altas temperaturas, tales como filamento suelto en las paredes o peores voladizos.

  • Filamento mordido.

          Si se experimenta baja extrusión, es habitual encontrarse con que el filamento se ha carcomido en la polea del motor de empuje y es probable que necesite ajustar la fuerza que ejerce    la polea sobre el filamento. Tomando como base un extrusor MK8, en la parte superior del motor de empuje, el gatillo dispone de un pequeño tornillo que tendremos que aflojar muy poco a poco (si queda flojo, la polea patinará sobre el filamento y también acabará moliéndolo) Este tornillo ejerce presión sobre el muelle central y hace que pivote el gatillo sobre su eje, aflojando así la zona de encuentro entre filamento y poleas.

  •  Filamentos enredados.

          Esto puede parecer obvio, pero es sencillo asegurarse de que el filamento se puede desenrollar sin problemas. No es raro que una vuelta de filamento se entrecruce en la bobina        cuando  se retira de la impresora y puede ser difícil de ver. Si la bobinadora de filamento ha fallado, también puede existir algún cruce aleatorio en medio de la bobina.

  • Combing.

          El laminador utiliza un método llamado combing para evitar colisiones y/o hilos sueltos. Cuando el cabezal de impresión tiene que moverse de un punto a otro sin extruir, hace el  recorrido de punto a punto por dentro del perímetro de la pieza. Esto hace que cualquier goteo de la boquilla se deposite dentro de la pieza en la que no se ve. En ambos casos, al producirse una retracción del filamento, un efecto secundario puede ser que el depósito en la punta se vacíe muy ligeramente y cuando empieza a imprimir nuevamente, se toma un momento para rellenar el depósito (parámetros también configurables). Mientras que el depósito no esté lleno, el plástico no será extruido. Cabe señalar que por lo general (y según configuración) esto no es un problema para viajes cortos. Es cuando tiene que hacer un viaje largo que puede causar problemas.
         En Cura software podemos configurar este parámetro en la sección de “Expert settings” y en el apartado de “Enable combing”. Si no se selecciona “Combing”, se llevará a cabo una  retracción y luego se moverá en línea recta cuando se vaya a mover de un punto a otro. Si esta opción no es la que está causando problemas, es posible dejarla desactivada, ya que        ahorra un poco de tiempo. Los resultados de esta opción variarán según la geometría de la pieza a imprimir, no hay una elección correcta y definitiva.

  •  Obstrucción del nozzle.

         Debido al pequeño orificio de salida en la boquilla no se necesita mucho para que se atasque total o parcialmente. Los atascos pueden tener una amplia variedad de causas tales como contaminantes inesperados en el filamento (con filamento de calidad esto es muy poco probable), exceso de polvo, filamento quemado o residuos de filamentos con un punto de fusión  más alto que lo que habitualmente se esta usando.
         Aunque se haya cambiado recientemente el material de impresión que requiere temperaturas de extrusión altas (como el ABS) a un plástico con una temperatura de extrusión inferior (como PLA), es importante deshacerse de todo el filamento acumulado en la boquilla. A menudo, puede retirarse el plástico residual de forma manual con el nuevo material a la temperatura requerida para el viejo filamento. Cuando se utiliza una temperatura más alta de lo que se suele utilizar es importante no dejar que el plástico se estanque en la boquilla durante demasiado tiempo. Si lo hace, puede hacer que el plástico se queme y bloquee la boquilla.
         Si hay algún bloqueo físico en la boquilla, como la acumulación de polvo o algo por el estilo, un método sencillo y rápido para empezar es lo que se conoce como el método de “tracción en frío”. Si tenemos un sistema bowden, procederemos a retirar el PTFE del hotend, calentaremos éste por encima de la temperatura de fusión del último plástico utilizado (subiremos  15-20 grados por encima) y fundiremos manualmente unos cuantos centímetros del filamento nuevo hasta observar que extruye limpio y fluido. Por lo general, la realización de esta operación unas cuantas veces se hará cargo del problema. Si no es así se puede utilizar un alambre muy fino (o una broca para desatascos) para empujar en la boquilla y ayudar a desalojar lo que sea que está causando la obstrucción. Otra herramienta popular para esto son agujas de acupuntura.
         Como última alternativa, se puede quitar la boquilla por completo y tratar de quemar los residuos en la boquilla con un soplete de propano. Este es un procedimiento bastante tedioso  ya que requiere el desmontaje del hotend.

Si quieren ver mas publicaciones de impresión 3D has clic aquí

Saludos Makers Impresores. Hasta pronto Ditecno Digital

views
126

ElectroMercado

  • : tutorial_
  • consejo_de_impresión_3d
0 Comentarios

Contesta

CONTACTANOS

Esta es su red social de tecnología para compartir tus ideas y proyectos .Puedes enviarnos un correo si tienes dudas.Nos vemos

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account